sandalias-con-suela-de-madera

Sandalias con suela de madera sostenible

Entre 1938 y 1940, las jóvenes newyorkinas comenzaron a comprar zuecos de madera importados desde lugares como Finlandia, Suecia y Holanda. Desde este momento ya comenzaba la larga vida de las sandalias con suela de madera, puesto que nacieron de los primeros zuecos.

Asimismo, conforme avanzaban los años 40, con la escasez de piel para la fabricación de calzado, la madera fue el material más deseado por el sector de la moda. Y no sólo por su estética, sino por la comodidad y la experiencia que suponía andar sobre la madera. 

Otra curiosidad es que los primeros zapatos de madera se crearon con neumáticos en las suelas, para evitar el ruido al caminar y amortiguar las pisadas. Una tendencia que llegó con fuerza y que crecía en paralelo a la de Japón, país en el que ya utilizaban “Getas”. Un calzado compuesto por una tabla de madera, dos dientes, y que con forma de chancla.

La madera en la fabricación del calzado

Una vez nos introducimos en los orígenes de la madera, no sólo los zuecos tradicionales han sido protagonistas de la elaboración con madera, sino multitud de modelos actuales como sandalias, mules, cuñas o plataformas.

Actualmente, en el sector del calzado, aparecen variedad de marcas potentes que apuestan por las suelas y diseños en madera (pino, haya…). Tanto en su color natural como tintada en colores, mezclando este material noble con piel, corcho, EVA, etc.

sandalias de madera sostenible

La sandalias con suela de madera Claire Charlotte

Nuestra marca, aunque acaba de despegar en el mercado, tiene sus orígenes en la fabricación de plantas para marcas internacionales. Suelas que se introducen en cada diseño con madera sostenible, que se adaptan a las creaciones de las sandalias más modernas y en auge.

Tras 20 años de experiencia en el sector, hoy apostamos por renovar un clásico inspirado en el zueco tradicional, moldeándolo hasta lograr modelos de alta calidad, y con el concepto del lujo en su acabado.

sandalias con suela de madera sostenible

El futuro de las suelas y el calzado

Asimismo, la evolución de la producción del calzado nos ha adentrado en el sector de los materiales ecológicos. Encontramos materiales provenientes de la piña, fibras de coco, setas, bambú, cáñamo, algodón orgánico, entre otros. Son ya muchas las marcas que nacen con el concepto sostenible y ecológico de su producción.

sandalias con suela de madera negras

zapatos-de-madera-luxury

Zapatos de madera y fabricación

Los zapatos de madera se fabrican con una materia prima de poco impacto medioambiental. Tanto en la forma de explotación, en el trabajo o transformación, como en la obtención de los tablones para la fabricación.

Sin embargo, la madera no está considerada como un material ecológico en sí. Y es que entre sus características encontramos que es: renovable mediante procesos sostenibles de explotación, biodegradable convirtiéndose en productos fertilizantes, y reciclable, ya que es fácil convertirla en otro producto y reutilizarse.

Asimismo, si leemos los últimos estudios sobre deforestación, podemos observar el constante aumento de los niveles de CO2 en el planeta. Debido a la mala gestión de los procesos de explotación de la madera, los incendios y la construcción.

Ahora bien, como consecuencia de estos efectos negativos. Variedad de organizaciones ecologistas luchan por la explotación sostenible. Y así es como apareció el Consejo de Administración Forestal: Forest Stewardship Council (FSC). 

También, más adelante, se lanzó la Confederación de Propietarios Forestales Privados Europeos que se denominó PEFC. Así como varios certificados que confirmaban la fabricación con madera noble proveniente de procesos sostenibles.

El certificado PEFC 

El certificado PEFC verifica la procedencia de la madera que se utiliza para fabricar zapatos de madera, zuecos y sandalias en nuestro caso. 

Entre sus puntos claves, este sello certifica varias acciones por parte de las empresas que lo tienen:

  1. Evitan la deforestación con la conservación de los suelos.
  2. Se reducen los incendios, gracias a la protección de las zonas.
  3. Protección del medioambiente a largo plazo.
  4. Respeto y cuidado del planeta al consumir productos con este certificado.

Asimismo, como indicamos en el último punto, consumir productos fabricados de forma sostenible siempre es un plus. Estarás contribuyendo a frenar el aumento masivo de CO2 en nuestro planeta.

Entre la variedad de productos que encontramos en el mercado. Podemos elegir muchos en madera: packaging para nuestra empresa, recipientes para nuestro restaurante, perchas para la ropa, productos artesanales, decoración, entre muchos.

Claire Charlotte, la mejor marca de sandalias sostenible

En Claire Charlotte estamos concienciados con el medio ambiente. Siempre tratamos de elegir los materiales de mayor calidad, y aquellos que provienen de proveedores con certificados de sostenibilidad. Creemos que el amor por la madera parte de la conservación y replantación de los árboles. Sin dañar los bosques ni el ecosistema.

Por ello, la madera noble con la que trabajamos y creamos nuestros modelos de sandalias de madera, está elegida mediante un proceso minucioso. Nos encantan los detalles, desde la elección de los materiales, hasta la representación creativa de cada modelo.

Somos expertos en la madera, aplicada a las plantas o suelas de los zapatos. Conocemos la madera con la que trabajamos desde cerca: sus orígenes, la edad de los árboles, etc. Y certificamos que es de alta calidad.

El proceso de fabricación de nuestros zapatos de madera 

La fabricación de nuestros zapatos inspirados en los zuecos de madera, parte de la obtención de tablones de madera de pino nacional. Estos árboles se cortan y esperan 1 año en su lugar de origen. Porque la temperatura varía y la madera puede sufrir. 

Una vez pasado este tiempo, la madera ya puede viajar y llegar a cualquier punto geográfico para trabajar con ella. Estos tablones nobles, en nuestra fábrica son la materia prima para crear cada modelo Claire Charlotte.

Tras recibir la madera, comenzamos el proceso de fabricación:

  1. Diseño y patronismo: ajustan las medidas y formas deseadas.
  2. Perfilado.
  3. Contorneado.
  4. Lijado y concavado.
  5. Pintado.
  6. Pulido a la cera.

Una vez finalizada la madera, hasta el mínimo detalle, comenzamos con la piel y los adornos. Así como las tachuelas laterales, un símbolo del zueco tradicional que nos acompaña en toda la colección.